Katja Lachmann

El trabajo de Tais es magnífico. ¡Qué maravilla tener esta persona más mágica como nuestra fotógrafa! Como en un sueño Tais sorprendió transformar nuestro lugar ordinario en algo ilusiónante.

Como vino? Nosotros de repente decidimos hacer una sesión fotográfica afuera de la casa, cerca de un río allá donde vivíamos hace un año en Lituanía. El sol relumbraba, pero el viento nos tocó fuerte especialmente en las orejas. Igualmente, nos fuimos hasta el río y buscamos lugares donde hacer nuestras primeras fotos de familia. Nuestro hijo tenía 2 años y medio y no le gustaba el viento de ningún modo. Para las escenas fotográficas tuvimos que quitar los gorros con el resultado que nuestro hijo en algún momento ya no más quería participar en la sesión fotográfica. Aún así, en pocos momentos Tais logro capturar los momentos magníficos que muestran el amor y el entendimiento que tenemos en nuestra familia – y seguramente el disgusto de nuestro hijo al viento 😀

¡Los resultados están estupendos! Todas las fotos que Tais tocó en esta sesión fotográfica resultaron lleno de profesionalidad y AMOR! Tais entiende capturar lo más personal de los seres humanos. Y como podemos ver, de todas las personas que tenían la oportunidad de trabajar con ella!